Continuación del Astika Parva

“Sauti dijo”: “entonces los  Nagas empapados  por esa ducha, se alegraron.   A cargo de ese pájaro de las plumas justas, pronto llegaron  a la isla. Esta isla había sido fijada  por el Creador del Universo,  como la morada de los makaras. Allí vieron al terrible  Lavana   Samudra (océano de sal). Al llegar allí con Garuda, que vio allí a un hermoso bosque bañado por las aguas del mar y rotundo con la música de los coros  alados. Y hubo grupos de árboles,  alrededor cargados de diversas frutas y flores,   también hay  muchas mansiones a los alrededores,. y muchos tanques llenos de lotos,   que estaba adornado también con muchos lagos de agua pura y  se  actualiza  con  la brisa de incienso puros para respirar,   y así fue… adornado con más de un árbol que creció  sólo en las colinas de Malaya, y parecía por su altura para llegar a los mismos cielos.   También hubo otros árboles cuyas flores estaban esparcidas por la brisa, por todas partes. Y el bosque era encantador y querido,  siempre le  daba placer a los Gandharvas.   Estaba lleno de abejas enloquecidas que aspiraban  la miel.   Todo esto  muy agradable  a la vista.    Todo el mundo  encantado de muchas cosas de allí,  que el bosque era justo, encantador  y santo. Y, haciéndose eco de las  diversas notas de las aves,  alegró mucho a los hijos de Kadru.

  Llévanos para otra isla con agua pura

“Y las serpientes, después de llegar a ese bosque, comenzaron  a disfrutar de él. Y mandaron al señor de las aves, Garuda, de gran energía,  diciendo:” llévanos para alguna otra isla justa con agua pura. Guardabosques del cielo, tienes que haber visto muchas hermosas regiones, mientras que vuelas  (a través del aire). Garuda, después de reflexionar unos momentos, le preguntó a su madre Vinata, diciendo: “¿Por qué, mamá, tengo que hacer lo que desean  las serpientes?   Vinata interrogada  por él,  habló al  que guarda  los cielos, su hijo, investido de todas las virtudes, de gran energía, y una gran fuerza, de la siguiente manera: “Vinata dijo:” Oh tú el mejor de los pájaros, me he convertido, por desgracia, en esclava de la esposa  de mis compañeros. Las serpientes, por  engaño,  me hicieron perder mi apuesta y me han hecho esto. “Cuando su madre le había dicho la razón, el  guardián de los cielos, abatido por el dolor, se dirigió a las serpientes, diciendo: “Díganme, serpientes, trayendo qué cosa, adquiriendo  conocimiento de qué cosa, o haciendo   que acto de destreza,  puede  liberarlas del  estado de esclavitud a Uds.

‘”Continuó Sauti y  las serpientes, al oírle, dijeron: ” Trae tú el amrita por la fuerza.  Y a continuación, Oh Ave,   serán  liberados de la esclavitud

‘”Y termina así la sección vigésima  séptima  del   Astika  Parva,  del  Adi  Parva.