Continuación del Astika Parva

“Entretanto el gran Jaratkaru,  ascético,  vagó por toda la tierra haciendo en el lugar dónde  cae la noche  su casa.  Y dotado con poder ascético, él vagó, practicando diversos votos  difíciles,  para ser  practicados   por un  inmaduro, y bañándose también en diversas  aguas sagradas.   Y el Muni tuvo aire  sólo para su comida y estaba libre de deseo del disfrute mundano.  Adelgazó diariamente en extremo y se volvió de carne delgada.  Un día,  él vio  los espíritus de sus antepasados, cabezas abajo,  en un hueco, por un cordón de raíces del Virana,  teniendo sólo un hilo entero, que hasta el solo hilo estaba gradualmente carcomido por una rata grande habitando ese hueco.  Y los Pitris en ese agujero se quedaron sin comida,  adelgazaron en extremo, lastimosos, y ávidamente deseosos  de salvación. Y Jaratkaru, acercándose a lo lastimoso, y con  apariencia humilde, les preguntó:

 ¿Quiénes son ustedes que están colgando,  de este cordón de raíces de virana? La sola raíz débil que  queda todavía en este cordón de raíz de virana,  ya  fue  comida  por la rata, que habita  en  este agujero,   está siendo  gradualmente carcomido por la misma rata con sus dientes afilados.   Lo pequeño que queda de ese solo hilo,  pronto será partido en pedazos. Es claro que ustedes entonces tendrán que caerse en este hoyo con caras hacia abajo. Viéndole con caras hacia abajo, y sobrepasado por esta gran calamidad, mi compasión ha sido exaltada.  Cuál bien puedo  hacerles  a ustedes. Díganme  rápidamente si esta calamidad puede ser evitada por una cuarta parte, una tercera, o incluso por el sacrificio de la mitad de  mi ascetismo, Oh, ustedes se alivian con todo mi ascetismo. Doy mi consentimiento a todo esto. Hagan  ustedes como ustedes  les agrade  por favor.’

“Los Pitris dijeron”: Venerable Brahmacharin, qué desea usted relevarnos. Oh  primero de Brahmanas, usted  no disipa nuestra aflicción por su ascetismo. Oh hijo, Oh   primero de oradores, nosotros también tenemos los  frutos de nuestro ascetismo.     Oh Brahmana, es por  la pérdida de niños que estamos  cayendo en este infierno malvado.  El  Abuelo  dijo que un hijo es un gran mérito. Como estamos a punto de ser enyesados en este hueco, nuestras ideas ya no son claras. Por consiguiente, Oh niño,  no te conocemos, a pesar de tu vida adulta, es  bien conocida en la tierra. Eres  Venerable y de bienaventuranza,  bondadoso,  para nosotros digno de piedad y afligidos en gran medida. Oh Brahmana, escucha, quiénes somos.   Somos Rishis de la secta Yayavara, de votos rígidos.  Oh Muni, por la  pérdida de niños, nos hemos caído de una región sagrada. Nuestras severas  penitencias  no  han sido  destruidas; tenemos un hilo aún. Pero tenemos sólo un hilo ahora. Tiene poca importancia, sin embargo, si es o no es. Desafortunados  como somos,   tenemos un hilo en uno, conocido como Jaratkaru. El desafortunado  ha pasado por  los Vedas,  sus ramas y  práctica  sólo el ascetismo.  Él es un alma  bajo  completo  dominio, desea ser alto, observador de votos, profundamente engarzados en las penitencias ascéticas, y libres de avaricia para los méritos o el ascetismo, hemos sido reducidos a este estado deplorable. El  que no tiene  esposa,  ningún hijo,  ningún  pariente.  Por consiguiente, estamos guindando en este hueco, nuestra conciencia  se perdió, igual que los  hombres no tienen quien lo cuide.  Si saliste al encuentro,   Oh, les digo,  de su bondad para nosotros,   ustedes Pitris, en el dolor, están  colgando  con caras hacia abajo en un hueco.   Los santos,   toman  una esposa y engendran  los niños.   Oh  Tú de riqueza ascética, tú eres,   Oh  amable, el único hilo que permanece  en la línea de sus antepasados. Oh Brahmana, el cordón de raíces de Virana, que ves que estamos colgando, es el cordón representando nuestra raza multiplicada.  Oh Brahmana, estos hilos del cordón de raíces de  Virana que Tú ves  tan desgastados  fuera, nos  ha sido comido por el Tiempo.   Esta raíz que tú ves ha estado medio comida y por la cual estamos colgando en este hueco,  es él que  ha adoptado sólo el  ascetismo.  La rata que vistes aquí,  es el Tiempo de infinita  fuerza.    Él (el Tiempo) es gradualmente debilitante,  el miserable Jaratkaru se involucró en penitencias ascéticas tentadas por el mérito allí,  pero queriendo  la prudencia y el corazón.  Oh   excelente, tu ascetismo no nos puede salvar.   Mira,  nuestro ser de raíces ha sido destrozado anímicamente,   hizo una fundición abajo de regiones más altas, despojó de conciencia por el Tiempo, vamos hacia abajo como miserables pecaminosos. Y a nuestra bajada,  en este hueco con todos nuestros parientes, comido por el Tiempo, hasta él se hundirá con nosotros en el infierno. Oh niño, ya sea  ascetismo,  sacrificio, o cualquier otra cosa,  allí ya sea de actos muy sagrados, todo es inferior. Estos no pueden tener importancia con un hijo.  Oh niño, habiendo visto todo, hable a ese Jaratkaru,  de riqueza ascética. Usted tratas  de decir  en detalle  todo lo contemplado.  , Oh Brahmana,  su bondad hacia nosotros,   dígale todo lo que induciría   a   tomar mujer y engendrara a los niños.   En medio de sus amigos, o de los nuestros corre a velocidad, quién es  usted,   Oh   excelente, ¿ que eres  para todos nosotros como un  estricto amigo? Tenemos el deseo de escuchar quién eres que  estas  aquí.'”