Continuación del Pauloma Parva

“Sauti continuó” : El Dundubha luego dijo: “En el pasado, yo tenía un amigo de  nombre  Khagama. Era impetuoso  su discurso  y  poseía   poder espiritual, en virtud de sus austeridades.  Un día, cuando  comprometido en el Agni- hotra (fuego de sacrificio), hizo una serpiente  de  hojas de hierba  y en  la fiesta  trató de burlarse  asustándola  al punto que se desmayó.  Al recobrar sus sentidos, la  ascética, iracunda, observó y  dijo la verdad exclamando: “por  burlarte  y  asustarme, serás convertido   en una serpiente venenosa  por mi maldición.

“Oh  ascético, conozco bien el poder de tus penitencias;  con el corazón agitado, se dirigió,  inclinándose con las manos juntas:   “Amigo, yo hice esto en  broma, para provocar tu risa,  perdóname y revoca  tu maldición.  Al  verme muy preocupado, el asceta se movió, y  respondió, con la respiración caliente y dijo: “Lo que he dicho tiene que suceder. Escucha  lo que digo y ponlo en tu corazón. ¡Oh  alma piadosa! Cuando Ruru,  el hijo puro de   Pramati, aparezca, serás  liberada de la maldición en el momento  que  lo veas. Tú eres Ruru, el hijo de Pramati. Al recuperar mi forma nativa, te diré algo para tu bien.”

Abandonó el cuerpo de serpiente

“Y ese hombre ilustre y el mejor de los Brahmanas,  abandonó el  cuerpo de serpiente, y obtuvo su propia forma y el brillo original. A continuación, dirigió las siguientes palabras a Ruru de poder incomparable: ” ¡Oh!  primero de los seres creados, de  verdad, la virtud más alta del hombre  es perdonar la vida de los demás. Por lo tanto, un brahmana  no debe tomar la vida de cualquier criatura. Un Brahmana nunca debe ser suave.   Este es el mandamiento más sagrado de los Vedas. Un Brahmana debe ser versado en los Vedas y Vedantas, y debe inspirar a todas las criaturas con la creencia en Dios. Él debe ser veraz, debe perdonar y ser benevolente con todas las criaturas,  tal como es su deber primordial,  y debe mantener los Vedas en su memoria. Las funciones del  Kshatriya,  no  son  para ti.  Ser severo, para  manejar  el cetro y ejercer  la regla de los motivos correctamente,  son los deberes de los Kshatriya. Escucha, Ruru,  la destrucción de las serpientes en el sacrificio de Janamejaya en días de antaño, y la liberación de los reptiles aterrorizados por Dwijas, Astika, profunda en  tradición védica y  en energía espiritual. ”

Y así termina la sección undécima de la Parva Pauloma del   Adi Parva.