Continuación de Sambhava Parva

“Janamejaya dijo”: ‘Oh Brahmana, he escuchado  de ti este relato de la encarnación, según sus  partes, de los dioses, los Danavas,  Rakshasas, y también  los Gandharvas y  los Apsaras. Nuevamente  deseo  escuchar  la dinastía de los Kurus desde el principio.  Por tanto, Oh Brahmana, habla  de esto en  presencia de todos estos Rishis regenerados.

 “Vaisampayana dijo”: ”  Oh  exaltado de raza Bharata, el fundador de la línea Paurava,  era Dushmanta,  dotado de una gran energía.    Él era el protector de la tierra   delimitada por los cuatro mares. Y ese rey tenía pleno dominio sobre cuatro trimestres de este mundo.  Él era el señor  de varias regiones, en medio del mar. Y ese  gran opresor de todos los enemigos tenía influencia sobre los países, incluso de los Mechchhas.

“Y durante su gobierno no había hombres de castas mezcladas, no había labradores de la tierra   ( la tierra, por sí misma, cedís  su  producto), no había  trabajadores de minas ( la superficie de la tierra produce  en abundancia), y no había  hombres pecadores . Todos eran virtuosos, y lo hizo todo por motivos  de su virtud,   Oh tigre entre los hombres. No había miedo de ladrones,   Oh querido, sin miedo a la hambruna,  sin miedo a la enfermedad.  Y las cuatro órdenes se complacían en hacer sus deberes respectivos y nunca realizaron  actos religiosos   para la obtención de frutos de los deseos. Y sus súbditos,   según él, sin   ningún temor.   Y Parjanya (Indra) derramó lluvia a su tiempo, y el fruto de los campos,  era  siempre carnoso  y   jugoso. Pero la tierra estaba llena de todo tipo de riquezas y  de  todo tipo de animales.     Y los Brahmanas se dedicaban  siempre  a  sus funciones y siempre eran veraces.  El   joven monarca fue dotado  con maravillosa destreza  y  constitución física  fuerte,  como el rayo,   para que pudiera , levantar   la  Montaña  Mandara,  con sus bosques y matorrales, apoyándola  en sus brazos.   Y él era muy hábil en cuatro tipos de  lucha  con la maza (lanzándola a los enemigos a distancia,  golpeando a los que estaban cerca,   haciéndolo girar en medio de muchos, y  antes de   ir al enemigo). Y era también experto en el uso de todo tipo de armas,  en  montar elefantes  y caballos. Y en fuerza   era semejante a Vishnu,   en el esplendor semejante al fabricante de los días ,   de gravedad semejante al océano, y    la paciencia, igual que  la tierra. Y el monarca era muy querido por todos sus súbditos, y gobernó a su pueblo contento,   virtuosamente”.