Parva  Paushya

Sauti  dijo: “Janamejaya,  hijo de Parikshit, estaba  junto a sus hermanos, atendiendo su largo sacrificio en las llanuras de Kurukshetra. Sus hermanos eran tres, Srutasena, Ugrasena y Bhimasena. Y cuando  ellos,  estaban sentados en el sacrificio, allí llegó,  al  lugar una descendencia de Saramá (la hembra celeste). Y  golpeado  por los hermanos de Janamejaya, huyó hacia su madre, llorando de dolor.  Su madre, al verlo llorando excesivamente, le preguntó: ¿por qué  gritas así? ¿Quién te  ha golpeado?’ Y de  tanto ser interrogado, dijo a su madre: “yo he sido golpeado  por los hermanos de Janamejaya.”  Su madre respondió: “tú has cometido algún error, porque  has sido golpeado!’ Respondió: “yo no he cometido ningún error. Yo no he tocado la mantequilla del sacrificio con mi lengua, ni he incluso dirigido una mirada sobre ella”,  Su madre Saramá al escuchar esto y con  mucha angustia en la afección de su hijo,  se dirigió  al lugar donde  estaba  Janamejaya, con sus hermanos en su sacrificio de larga extensión. Y  dirigiéndose  a Janamejaya en ira, dijo: “mi hijo no ha cometido ningún error: él no ha visto la mantequilla de su sacrificio, ni la tocó con su lengua. ¿Quién lo  ha golpeado?’  Después  dijo, “Como han golpeado a mi hijo,  que no ha cometido ningún error, entonces,   vendrá el  mal a ustedes, cuando menos lo esperen.”

“Janamejaya, abordado  así,  por  la hembra celeste, Saramá;  sumamente alarmado y desanimado. Y tras la conclusión del  sacrificio, volvió a Hastinapura y comenzó a hacer un gran esfuerzo en la búsqueda de un Purohita,  que podría por proxenetismo,   absolver  su pecado, para  neutralizar el efecto de la maldición.

“Un día,  Janamejaya, hijo de Parikshit, mientras  cazaba, observó en una determinada parte de sus dominios,  una ermita  donde habitaba  un  Rishi de fama, Srutasrava.  Tuvo un hijo llamado Somasrava,  profundamente comprometido en devociones ascéticas.  Deseoso de nombrar al  hijo del Rishi,  como su Purohita, Janamejaya, hijo de Parikshit, saludó  al Rishi y se dirigio a él, diciendo:  ‘ Oh poseedor de seis atributos,  deja que  tu hijo sea  mi purohita.  “ El Rishi dirigiéndose, respondió  a Janamejaya:  “Oh  Janamejaya, esto nace de (el vientre de) mi hijo, profundo en devociones ascéticas, realizado en el estudio de los Vedas y librado  con toda la fuerza de mi ascetismo, nace de  una serpiente  que había bebido mi líquido vital. Es capaz de absolver  todos tus  delitos,  salvo los cometidos contra Mahadeva. Pero él tiene un hábito particular, sabe qué conceder a cualquier Brahmana, que le implorase. Si eres  tolerante,  entonces, te acompañará.” Janamejaya se dirigió respondiendo  al  Rishi: “ así será.” Y aceptándolo  como  su Purohita, regresó a la  capital;  y  se  dirigió a sus hermanos diciendo:  “ esta es la persona que he elegido como  mi maestro espiritual; todo lo que  él diga debe cumplirse por ustedes  sin indagar.»  Sus hermanos hicieron lo que se les indicó;  Dio  estas instrucciones a sus hermanos, el rey marchó  hacia Takshyashila y fueron llevados a ese país bajo su autoridad.

“En este momento hubo un Rishi, de nombre Ayoda-Dhaumya . Y Ayoda-Dhaumya tenía tres discípulos, Upamanyu, Aruni y Veda.  El Rishi ordenó a uno de estos discípulos, Aruni de Panchala, para ir y dejar una brecha, en el curso de agua, de un campo determinado.  Y Aruni de Panchala, así como le ordenó   su preceptor, reparó el lugar. Y después de haber ido,  allí vio que no podía  parar  la brecha,  en el curso de agua por medios ordinarios. Y estaba angustiado porque no podía hacer pujas de su preceptor. Pero largamente vio un camino y dijo, “Bueno, lo haré en esta forma.” Luego bajó a la brecha y se acostó allí mismo. Y así fue confinada  el agua.

“Y algún tiempo después, el preceptor Ayoda Dhaumya  pidió a otros discípulos que fueran donde    Aruni de Panchala. Y ellos respondieron: ‘ Señor, lo ha enviado usted mismo diciendo, “ve  y  para  la brecha en el curso de agua del campo”,  así recordó, Dhaumya, dirigiéndose  a sus discípulos, les dijo: “entonces  vamos todos al lugar donde se encuentra”

Dígame lo que tengo que hacer

“Al  llegar  allí, gritó, ‘ ¡Oh  Aruni de Panchala! ¿Dónde estás? Ven  acá, mi niño. ” Y Aruni al oír la voz de su preceptor rápidamente,  salió del curso de agua y se paró frente a su preceptor. Y al  abordar a  este último, Aruni dijo: ‘ aquí estoy en la brecha del curso de agua. No he sido capaz de elaborar cualquier otro medio,  entre  con el fin de impedir que el agua  se agote.  Sólo,  al escuchar su voz,  dejo  y  permito a  las aguas escapar, me  paró frente a Ud. Le  Saludo a Ud, maestro: Dígame  lo que tengo que hacer. “

“El preceptor, se dirigió, respondiendo: ” Por qué te  levantaste de  la zanja,  has abierto el curso de  las aguas, a partir de entonces tú serás llamado Uddalaka como una señal, del favor de tu preceptor. Y debido a que mis palabras han sido obedecidas por ti,  tú  obtendrás buena fortuna.  Todos los Vedas  brillarán en ti y todas  las Dharmasastras también.  Aruni  dirigido  por su corazón, se fue al país después de su preceptor.

“El nombre de otro de los discípulos de Ayoda-Dhaumya,  fue Upamanyu.  Dhaumya  lo nombró diciendo:” Ve,  mi niño, Upamanyu, cuida de las vacas. “Y de acuerdo a las órdenes de su preceptor, se fue a cuidar las vacas. Y después de haberlas  visto todo el día, regresó en la noche a casa de su preceptor y de pie delante de él, lo saludó respetuosamente. Y su preceptor al  ver su cuerpo en buen estado,  le preguntó: “Upamanyu, mi niño,  ¿por qué te ayudas?  Eres muy gordo. “Y él respondió: “Señor, me apoyo en la mendicidad.” Y su preceptor, dijo: “lo que  se obtiene de la limosna, no debes usarlo, sin ofrecerlo  a mí.”

Upamanyu, dijo: he obtenido limosnas y la ofrendo a ud,  mi perceptor  y  se fue.   Y su preceptor  aceptó  la totalidad.  Upamanyu, por el trato,  fue a atender al ganado.  Los  cuidaba  todo el día, regresó en la noche a la morada de su preceptor. Y se paró frente a su preceptor,   lo saludó con respeto. Y su preceptor al ver  que todavía su cuerpo estaba   en  buen estado, le dijo: ‘Upamanyu,  mi niño,  tomó de ti,  la totalidad de lo que  obtienes  de  las limosnas, sin dejar nada para ti. ¿Cómo, te  ingenias  para tu sustento? Upamanyu  dijo a su preceptor:  “Señor, después de haber hecho,   todo lo que puedo, para obtener   limosnas,  de principio voy a solicitarle  una petición  por segunda vez, para  mi sustento.”

Y su preceptor  respondió: “Esta no es la forma en que has de obedecer al preceptor. Con esto estás disminuyendo el apoyo de otros,  que viven de la mendicidad. La  verdad  que te sustenta  es  así,   has probado  tu  codicia.  Y  Upamanyu,   dijo: después de haberme manifestado su consentimiento, me voy a cuidar  la ganadería.   Después de haber   cuidado  todo el día,  volvió a la casa de su preceptor. Y se paró frente a su preceptor,  lo saludó respetuosamente.  Y  su preceptor  observó  que todavía  estaba  gordo,  volvió a decirle:  “Upamanyu, mi  niño,   me llevo de ti todo lo que  obtienes  en limosnas y  no te concedo  una petición de principio por segunda vez, y sin embargo,   tú  estás en condiciones saludables. ¿Cómo te sustentas?  “’ Upamanyu,  respondió: “Señor,  vivo  de  la leche de estas vacas.   Y su preceptor le dijo: “No  es lícito apropiarse de la leche sin haber obtenido primero mi consentimiento.”  Y Upamanyu que accedió a la justicia de estas observaciones, se fue a cuidar las vacas. Y cuando regresó a la morada de su preceptor, se puso de pie delante de él y lo saludó como de costumbre. Y su preceptor al ver que todavía estaba gordo, dijo: “Upamanyu, mi niño , si no comes más de limosnas, ni  solicitas  una petición de principio por segunda vez,  ni siquiera  tomas de la leche, sin embargo, tú   estás gordo,   lo que significa ¿ cómo tú te  las arreglas  para vivir ahora? y respondió Upamanyu “:  Señor, yo ahora sorbo  la espuma que estos terneros tiran , mientras que chupar los pezones de su madre.   “Y el preceptor, dijo: “Estos terneros generosos, supongo, por compasión hacia ti, tiran  grandes cantidades de espuma.   ¿Quieres  tú interponerte   en   sus comidas completas  al actuar como lo has hecho?  Sabes  que es ilegal,   beber la espuma.  Y Upamanyu,  después  que su perceptor  manifestó  su consentimiento y restricciones,  fue  a  atender  a las vacas,  no se  alimenta de limosnas, ni  tiene  cualquier otra cosa para comer,  No bebe de la leche, ni  saborea  la  espuma!

” Upamanyu, el primer día, oprimido por el hambre, cuando llegó al  bosque, comió de las hojas del Arka (Asclepias gigantea). Y sus ojos se  afectaron  por las propiedades  acre, áspero, crudo, y la solución salina de las hojas que  comió, quedando  ciego. Y mientras se arrastraba, cayó en un pozo. Y no  regresó ese día;  cuando el sol se hundía tras la cumbre de las montañas occidentales, el preceptor observó a sus discípulos, y  Upamanyu  no había  llegado todavía. Y le dijeron que había salido con el ganado.

El preceptor entonces dijo: ‘ Upamanyu está  restringido por mí, del uso de todo,  por lo tanto,  llegará  tarde.  Entonces vamos a  buscarlo. “Y dicho esto,  sus discípulos fueron  al bosque y comenzaron a gritar, diciendo: “Oh Upamanyu, dónde estás?’  Y Upamanyu al  escuchar la voz de su preceptor respondió en un tono fuerte: “Aquí estoy en el fondo de un pozo”. Y su preceptor le preguntó: ¿cómo estas allí? Y Upamanyu respondió: después de haber comido  las hojas de Arka,  quedé   ciego, y así he caído en este pozo.”   Y su preceptor entonces le dijo: “Glorifica a los gemelos Aswins, los médicos conjuntos de los dioses, y ellos te restaurarán tu vista”. Y Upamanyu como le instruyó  su preceptor empezó a glorificar a los  gemelos  Aswins, con las siguientes palabras del Rig Vedá:

‘’¡ Han existido antes de la creación! Ustedes primogénitos seres, ustedes que se muestran en este universo maravilloso de cinco elementos. Deseo obtener  ayuda de los conocimientos infinitos, derivados de audiencia y de meditación! Ustedes son el curso propio de la naturaleza y alma inteligente que domina ese curso! Son aves de plumas hermosas encaramadas en el cuerpo,  como  un árbol! Ustedes son sin los tres atributos comunes de cada alma ¡incomparables! , ¡A través de su espíritu,  en cada cosa creada, impregnan el universo!

“¡Ustedes son  Águilas! Ustedes son la esencia en la que desaparecen todas las cosas! Están libres de errores y no saben de deterioro! ¡Ustedes son de picos sublimes que injustamente no golpean  y  victorioso en cada encuentro! Ciertamente prevalecerán en el tiempo! Después de haber creado el sol, tejen la tela maravillosa del año por el hilo blanco del día y el hilo negro de la noche! Y con la tela tejida, han establecido dos cursos de acción  que corresponden  respectivamente a los  Devas y los Pritis. El ave de vida incautada por el tiempo que representa la fuerza del alma infinita, liberados para la entrega a la gran felicidad.  Aquellos que son de profunda ignorancia, mientras están bajo engaños de sus sentidos,  supongamos que ustedes,  que son independientes de los atributos de la materia, al estar dotado de forma  Trescientas sesenta vacas representadas por trescientos  sesenta días,  producen  un  ternero entre ellos,  que significa  el año. Ese becerro es el creador y destructor de todo.  Los buscadores  de  la verdad siguiendo rutas diferentes, elaboran  la leche del verdadero conocimiento con su ayuda. Ustedes  Aswins,  son los creadores de ese becerro!

“El año no es más que el cubo de una rueda a la que se adjunta setecientos veinte radios que representan  el  número de días y noches. La circunferencia de la rueda representada por doce meses no tiene fin. Esta rueda está llena de ilusiones y no conoce el deterioro. Afecta a todas las criaturas de  este y  de otros mundos. Ustedes Aswins!   ¡Esta rueda del tiempo se pone en marcha por usted!