La Rueda del Tiempo

La Rueda del Tiempo, representa  el año, de una nave representada por  seis temporadas. El número de radios conectados a la nave es de doce, simboliza los doce signos del Zodíaco. Esta rueda del tiempo,  manifiesta el fruto de los actos de todas las cosas. Las deidades del tiempo que presiden, permanecen en esa rueda. Sin perjuicio de estar  en su influencia angustiante, Ustedes Aswins, me liberan de la rueda del tiempo. Ustedes  Aswins  son de este universo de cinco elementos! Ustedes son los objetos que se disfrutan en este y en  otro mundo! Me hacen independientes de los cinco elementos! Y aunque Ustedes son el Supremo Brahma ,  ustedes se mueven sobre la Tierra pagando  el disfrute  de   los placeres de los sentidos.

“Al  principio, crearon  los diez puntos del universo! Entonces  puesto el sol y el cielo! Los Rishis, de acuerdo con el curso del Sol  mismo, realizan  sus sacrificios,  los dioses y los hombres, de acuerdo con lo designado para ellos, realizan sus sacrificios también disfrutando de los frutos de estos actos!

Ustedes son los padres de todo

“Mezcla de los tres colores, les han dado todos los objetos de la vista! Es a partir de estos objetos que el universo ha surgido,  donde  los dioses,  los hombres y todos los seres dotados de vida, dedican  sus  respectivas ocupaciones.

“¡Oh  Aswins, los adoro! ¡También me encanta el cielo de  su trabajo! Ustedes son los  ordenadores  de  los frutos de todos los actos,  de los que aún  los dioses no son libres! ¡Ustedes mismos son  libres de los frutos de sus actos!

“¡Ustedes son los padres de todos! ¡Como hombres y mujeres ingieren   el alimento  que posteriormente desarrolla la vida  y  crea el fluido  y sangre! El recién nacido succiona el pezón de su madre. En efecto, ustedes  toman la forma del niño!   Ustedes Aswins, concédanme la vista para proteger mi vida! “

Recobró la vista

” Los Aswins invocados, aparecieron y dijeron:” Estamos satisfechos. He aquí un pastel para ti.  Toma, y ​​cómelo. Y Upamanyu, dirigiéndose, respondió: “Sus palabras, Aswins, nunca han sido falsas. Pero sin antes ofrecer este pastel a mi perceptor,  no me atrevo a tomarlo.” Y los Aswins entonces le dijeron: “Antes, tu preceptor me  había invocado,  entonces le di una torta como esta… Y se lo llevó sin ofrecer a su amo.  No hagas lo que tu preceptor hizo.

Así preguntado, Upamanyu de nuevo, les dijo: ‘Oh  Aswins, estoy ansioso de perdón. Sin ofrecer a mi perceptor  no me atrevo a solicitar esta torta;  los Aswins luego dijeron, “Oh, estamos muy contentos con esta devoción,  de Ud  hacia  su  preceptor. Los dientes de su maestro  son de hierro negro. Los tuyos  deben ser de oro. Tú serás restaurado de  la vista y tendrás buena suerte. “

“Dicho así por los  Aswins,  recobró la vista,  y fue  ante  la presencia de su preceptor, le saludó y le contó todo. Y su preceptor estaba muy complacido con él y le dijo: “obtendrás  la prosperidad,  como lo han dicho los  Aswins. Todos los Vedas  y Dharmasastras  brillarán  en ti . Y esta  fue la prueba  de Upamanyu.

Será para tu beneficio

“Entonces llegó el otro discípulo de Ayoda-Dhaumya  llamado  Veda.   Su preceptor, una vez se dirigió a él, diciendo:” Veda, mi niño,   quédate  algún tiempo en mi casa y sirve a tu preceptor.   Será para tu beneficio. ” Veda  consiente del significado, de servirle a su  perceptor y a su familia. Como un buey bajo las cargas  de su maestro, le dio calor y  frío,  hambre y  sed, en todo momento sin murmurar, antes de  que su preceptor estuviera  satisfecho. Y como consecuencia de  la satisfacción, Veda obtuvo la buena fortuna y el conocimiento universal. Y esta fue la prueba de Veda.

“Y Veda,   recibió  un  permiso de su preceptor, y dejando  la residencia de este último,  después  finalizar sus estudios, entró en el modo doméstico de la vida. Y mientras vivía en su propia casa, consiguió tres pupilos. Y nunca les dijo que realizaran algún trabajo o implícitamente  obedecieran sus mandatos,   por haber experimentado mucha aflicción y respeto en la familia de su preceptor, le gustaba que no lo trataran con severidad.

Siguió su viaje

“Después de cierto tiempo, Janamejaya y  Paushya,  de la orden de Kshatriyas, al llegar a su residencia  designó   al   Brahman,   Veda,  como su guía espiritual (Upadhyaya). Y un día,  a punto de salir,  a algún negocio relacionado con un sacrificio,  empleó a Utanka,  uno de sus discípulos, para hacerse cargo de su casa.  Utanka “, dijo: “lo que debía  hacer en mi casa, lo he dejado  por ti, sin negligencia. ” Y  dando estas órdenes a  Utanka,  él siguió su viaje.

“Siempre atento a la instrucción  de su preceptor,  Utanka,  tomó posesión  morando  en su casa. Y mientras Utanka residía allí, las damas  de la casa de su preceptor,  reuniéndose,  se dirigieron a él y le dijeron: ‘Oh  Utanka, las  amantes,  están  en esa estación, cuando la conexión conyugal puede ser fructífera,  el preceptor está ausente, entonces detente en ese lugar y haz lo necesario. “. Utanka se dirigió, y dijo a las mujeres: “No es apropiado, ir en la búsqueda de  mujeres. No he sido autorizado por mi preceptor,    hacerlo es inapropiado.

Después de un tiempo

“Después de un tiempo, su preceptor  regresó de su viaje. Y su preceptor al enterarse de todo lo que había sucedido,  estaba  muy contento  y, dirigiéndose a Utanka, dijo: ” Utanka, mi niño, ¿qué favor te otorgaré a  ti? He sido servido por ti debidamente, por lo  tanto  a crecido nuestra  mutua  amistad, por lo tanto, te  concedo   permiso de  marcharte, y que logres tus deseos..!

“Utanka, destinado  por tanto, le respondió, diciendo: ” Quiero hacer algo que usted desea, por lo que se ha dicho, “El que desobedece una  instrucción  contraria al uso y el que recibe lo contrario al uso, uno de los dos muere, y la enemistad florecerá entre los dos. “Por lo tanto,  haz  recibido tu permiso para irte, estoy deseoso de entregarte  algunos honorarios para  tu  preceptor.

El maestro, al oír esto, respondió: “Utanka, mi niño, espera un poco.” Algún tiempo después, se dirigió nuevamente a Utanka su preceptor, diciendo: “Mando que  traigan lo que Ud desea,   por honorarios.”  Su preceptor  luego dijo: “Mi querido Utanka, quien  a menudo me habló de su deseo,  de aportar algo a modo de reconocimiento para la enseñanza que has recibido. Id pues  y  pide  a tu señora,  lo que has de llevar. Y tú  traer que ella dirige. Y por lo tanto, dirigida por su preceptor Utanka se dirigió a su preceptora, diciendo: “Señora, he conseguido permiso de mi maestro  para ir a casa, y estoy deseoso de traer algo agradable para ti,  como honorarios por la instrucción que he recibido, con el fin de que  no se aparte de su deudor.  Por favor, manda,  yo lo voy a traer. “preguntado, a su preceptora respondió: “Ve al rey Paushya y pídele el par de aretes usados ​​por su reina, y traélos aquí. El cuarto día, es un día sagrado,  que desea que aparezca antes de los brahmanas (que  pueda cenar en mi casa) cubierta con estos aretes.  Entonces logra  esto,   oh Utanka,  Si has de tener éxito, la buena suerte  te asiste, ¡si no, ¿qué bien puedes esperar tú?

“Utanka le ordenó y se marchó. Y cuando pasaba por el camino vio a un toro de extraordinario tamaño y a un hombre de estatura poco común, instalados en ellas. El hombre se  dirigió a Utanka y dijo:” Come tú de los excrementos de este toro. Utanka, sin embargo, no estaba dispuesto a cumplir.  El hombre volvió a decir: “¡Oh Utanka, come de él, sin votarlo. Tu maestro comió de él antes.” Y Utanka,  manifestando su consentimiento, comió y  bebió el estiércol y  la orina de ese toro,  se levantó con respeto, se  lavó las manos y la boca, y  se fue a donde estaba el rey  Paushya.